domingo, 15 de mayo de 2011

El clóset de Humala

A medida que la distancia para el 5 de junio se acorta, el ex militar, ex comandante, ex amigo de Chávez, ex "buen soldado", ex radical, Ollanta Humala, hace gala de una cantidad de ropajes (¿disfraces?) que tiene guardados en su clóset de candidato presidencial.

El más conocido y mencionado por la sociedad peruana (el de manso corderito) no causó el impacto deseado, por lo cual fue desechado y reemplazado por el de gran conciliador... pero parece que éste tampoco durará mucho sobre el terreno. De hecho, todo indica que Humala está dejando de lado el vestuario para tomar en serio el recurso del maquillaje, cuya primera muestra es su llamada "Hoja de Ruta".

Técnicamente, el susodicho documento (?) no es más que un rosario de buenas intenciones en el que se dicen algunas cosas, no se dicen otras, y no se aclaran otras tantas. Si bien en su propuesta del famoso Plan de Gobierno (original, legalmente y únicamente válido) se mencionaban algunas barbaridades, en esta "Hoja" no aparecen, pera tampoco se dice "qué cosas no hará"; algo así como un "engaña muchacho" en un intento de quitarles temores a los indecisos y decididos. O sea, una buena dosis de maquillaje para tapar las grandes imperfecciones de su rostro radical.

No obstante, analizando muy objetivamente la situación y libre de pasiones de cualquier tipo, el candidato "nacionalista" se la está poniendo fácil a los electores, pues ¿qué se puede pensar de un individuo que el primer día se vendió como la versión siglo XXI del dictador Velasco con unos toques de Hugo Chávez; y hoy pretende que lo vean como el primo peruano de Lula con algunos ademanes de Alejandro Toledo?

Y ni hablar de los efectos que han tenido el ingreso de terceras personas en esta etapa pre segunda vuelta; pues, irónicamente, los apoyos recibidos no han servido para apuntalar su opción sino para afectar negativamente a los "apoyadores" (léase Toledo, Vargas Llosa, Acción Popular y otros).

La estrategia Humalista ha venido utilizando recursos de marketing político que en su desarrollo se han ido convirtiendo en un tremendo búmeran. Por ejemplo, ¿habrá convencido a alguien el Humala muy maquillado y con corbata, con voz suavecita, rodeado de gente suavecita, de sus intenciones suavecitas? ¿Tendrán algún efecto positivo esos avisos de foto de familia con el mensaje "100% peruana"? En un siglo XXI de un Perú integrado internacionalmente, no solo quien no tenga de inga tiene de mandinga... cuidado que inclusive algo de gringa.

Las encuestas siguen revelando una pausada caída de las preferencias hacia el ex militar, la cual podría incrementar su ritmo a medida que estos cambios, medias vueltas y arranques esporádicos, revelan el arsenal de verdades que hay detrás del bunker en el que se ha convertido su propuesta. Obviamente, el resultado es impredecible en la medida que falta trecho por recorrer, escenarios por estrenar y vestuarios que mostrar. Lo que sí sería bueno es que, motu proprio o empujado, Humala termine de salir del clóset.


Fuente fotografía: Revista Caretas, marzo de 2011

Etiquetas: , , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home