martes, 5 de setiembre de 2006

¿Para qué querrá reelegirse Chávez?

En una media hora nocturna dominical, la televisora archienemiga del gobierno chavista, Globovisión, transmitió “¿Promesas?”, un programa en el que se recopiló y se le recordó a los venezolanos algunos de los ofrecimientos que el ex golpista les ha hecho desde que fue electo presidente de la República, la primera vez, en 1998.

Con rostro delgado, con muchos kilos de peso menos y con modestos traje y corbata, Hugo Chávez hacía esfuerzos sobrehumanos por parecer y querer ser un estadista. A más de uno conmovió en esa oportunidad. El ex militar que estuvo preso, ese que intentó derrocar a Carlos Andrés Pérez, llegó a la máxima jefatura del Estado y expuso a grandes rasgos el ideal que –supuestamente- buscaba en 1992 con la intentona golpista.

“…No puede haber más niños de la calle en Venezuela,… Hugo Chávez se prohíbe a si mismo que haya niños de la calle… seré el primer culpable si hay niños de la calle en Venezuela”. Casi ocho años después, al hacer una encuesta sobre las promesas del –otra vez- candidato, la más memorable fue precisamente la de los “niños de la calle”. Hasta juró cambiarse el nombre si no cumplía!!! Casi ocho años después, hace pocos días, unos policías quisieron quemar vivos a esos niños que supuestamente no debían existir. Casi ocho años después, en las principales esquinas de Caracas se pueden ver a esos mismos niños, algunos adolescentes, haciendo malabarismos para pedir limosnas.

Dentro de cinco años… en un 50% debe estar solucionado el problema habitacional”. Hoy, el gobierno “revolucionario” ha fracasado estrepitosamente en esta materia. Las viviendas construidas son ínfimas y muchas de ellas han sido mal hechas. Los resultados son tan funestos que no les ha quedado otra que hablar de expropiaciones de campos de golf, en un burdo afán populista en busca del apoyo perdido.

El “manirrotismo… la Venezuela Saudita… de gastos sin control, de viajes, eso se acabó”. En casi ocho años, Chávez ha viajado más de cien veces y visitado 58 países de los cinco continentes, según declaró un ex diputado opositor. Y del costo que implican esos viajes, ni hablar. En una imagen en el susodicho programa televisivo, un irónico Chávez se pregunta “dónde la está la solidaridad de Venezuela”, para justificar los miles de millones de bolívares derrochados… sin contar los millones de dólares regalados, donados, prestados o entregados a otros países.

Así podríamos enumerar muchas otras “promesas” incumplidas. Viejas, nuevas y hasta inventadas, que seguro le atinamos. Lo inexplicable no es por qué no las ha cumplido (basta ver la camarilla que lo rodea), sino cómo es que se pueden tener riñones para decir que el setenta y pico por ciento de la población lo apoya y va a votar por él en diciembre.

Con lo recorrido del camino, lo que uno debe preguntarse es ¿cuáles son las reales intenciones de Chávez para seguir en la presidencia? Grandes obras de infraestructura, acordes con el torrente de dólares que ha recibido el país, no tiene. Una economía sólida, real, competitiva y con grandes perspectivas, no existe. Decir que hay seguridad ciudadana y/o jurídica para los nacionales o extranjeros, es un mal chiste. Basta percatarse de que, desde que está en el poder, miles de venezolanos han muerto en forma violenta… y no estamos en el sur del Líbano o en Irak… y sin dejar de mencionar el tupé que tiene de pedirle a la población que cuide a los cubanos que están en el país. ¿Y quién cuida a los venezolanos?

Es obvio que no existe un proyecto de país, pero sí un proyecto político y personal del ex golpista. Es más, cuando él fue elegido, los grandes temores giraban en torno a sus aires izquierdosos y amenazas socialistoides. No obstante, en ese lejano 1998, él se esforzó por mostrar ponderación y equilibrio. Hoy, descaradamente quiere que el país se comprometa con su “socialismo del siglo XXI” que sólo ha traído marginación, división de clases, resentimiento y odio social, además de una mediocridad sofocante.

Le cambió el nombre al país añadiéndole “bolivariana”, le agregó una estrella a la bandera (achacándole la idea a Bolívar), cambió el escudo sin alguna justificación cuerda que alguien pueda creer o entender y próximamente se viene una reforma monetaria para quitarle ceros a la moneda. No es de extrañar que también le cambie el nombre al signo monetario y le agregue el mote “socialista” a todo lo “bolivariano”… ya que hasta Cristo era socialista, según él.

¿Para qué querrá reelegirse Chávez? ¿Será que eso de “en tierra de ciegos, el tuerto es rey” se cumple en Venezuela? ¿Cómo un hombre que le ha mentido tanto y tan descaradamente a su país, puede seguir tan alegre haciendo lo que le da la gana? ¿Esa gente humilde –que supuestamente es su base de apoyo- se imaginará siquiera las reales intenciones del candidato-presidente?

El manto legalista de todos los usos y abusos del gobierno es la justificación para su continuidad. La falta de gente capaz que crea en su proyecto es la razón por la que TODOS sus funcionarios han sido y son reciclables. Y para colmo, amenaza –para variar- con la “reelección indefinida”, que no es más que la perpetuación de la dictadura con careta “democrática”.

Si ya viajó por todo el mundo, si ya le cambió nombre a todo, si ya gozó de las mieles del poder (sin haber gobernado) ¿para qué querrá reelegirse Chávez? Los discursos que se despacha, las órdenes y arrebatos que arroja por la boca, son posibles por el cargo que ostenta y los incondicionales a sueldo que lo rodean.

Sin poder, el individuo de marras es un mortal cualquiera. Sin ese poder, no podría reunirse con su adorado Fidel Castro y otras tantas perlas con las que nadie se quiere encontrar. Sin poder, nadie en el mundo pestañearía cuando desata su verborrea contra el imperialismo, contra Bush y contra quien le de la gana. ¿Para qué querrá reelegirse Chávez?, pero sobretodo, ¿quiénes serán lo que reelegirán a Chávez?

Relacionado:
* Diez millones de excluidos ("El Universal")





Gato Suelto

Califica este artículo con 1 hasta 5 estrellas:

, , , ,
, , , ,

Etiquetas: , , , ,

2 Comments:

At 3:09 p. m., Anonymous Ruben de Argentina said...

Por lo que me cuentan varios amigos mios de Venezuela, Chávez no eliminó la pobreza, pero ahora los pobres sienten que se los tiene en cuenta, ya que pueden estudiar, trabajar, etc. mientras que antes eran ignorados.
Por otra parte, no nos olvidemos que los pueblos no son tontos, si ha hecho las cosas tan mal como dicen, en las proximas elecciones seguramente perderá, a menos que la oposición haya hecho las cosas peor.

 
At 8:59 a. m., Anonymous Anónimo said...

Todo lo que dices es muy cierto... en una democracia "normal". Todos los poderes públicos están controlados por el chavismo por lo que hay serias y razonables dudas de que las elecciones no sean limpias y transparentes como debieran ser.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home