sábado, 7 de octubre de 2006

Chávez y Rausseo: Atrévanse !!!

Este sábado Caracas revivió. A más de uno se le erizó la piel. Familias enteras tomaron sus cachuchas, potes de agua y su bandera venezolana de siete estrellas. Los más prevenidos hasta bloqueador solar llevaron. La convocatoria del candidato Rosales para realizar una avalancha humana en la capital venezolana se cumplió.

Debo confesar que estaba muy escéptico, pues anteriores llamados a concentraciones, por diversos motivos, nunca tuvieron el eco de aquellos años atrás. Esta vez, los asistentes transmitieron un ánimo renovado, un añejo y sabroso sabor a marcha que se extrañaba en la ciudad, lo cual influyó positivamente para la realización del mitin.

Seguramente el propio Chávez despotricará de la avalancha que realmente fue el acto del candidato Rosales. Seguramente dirá que se hizo con el dinero del imperialismo, que se trajeron miles y miles de personas de otras partes, y hasta dirá que él hará algo mejor. Silvestres manotazos de ahogado. Es probable también que esta noche del sábado tenga uno de sus ataques de rabia con los que suele maquillar sus estados depresivos, y los próximos días aparezca con la cara hinchada, casi sin ojos, por exceso de medicamentos.

Es que gota a gota todo le va saliendo mal al “líder” de la “revolución”. Ya tuvo que cancelar su cacareada visita a Bolivia para inaugurar algo con su aprendiz Evo Morales. El rechazo en la nación del altiplano al venezolano es creciente y, gracias a él, hasta puede ser que tumben a Morales, tarde o temprano.

A Lula en Brasil le cayó la “pava”chavista y no fue reelecto en primera vuelta, cuando días atrás se creía seguro. En Ecuador ya hay candidatos que abiertamente dicen que no tendrán relaciones con Venezuela y Cuba; y en Nicaragua se prevén problemas por el envío de combustible a ciertas alcaldías en una descarada interferencia en su proceso electoral. Y eso sólo en “su” flanco internacional.

Internamente, las cosas tampoco son color de rosa. A medida que pasan las semanas, la presión a los empleados públicos para que lo apoyen, ya sea yendo a sus deprimentes mítines o hasta comprando “bonos” para ayudar a la campaña, hace que todo se le devuelva en su contra. De hecho, el mitin de Rosales contó con la presencia de cientos de esos empleados del Estado.

El discurso de Rosales fue a la medida de lo que se buscaba: darle a la población un abreboca y un nuevo estado de ánimo. En un lenguaje sencillo, directo, sin grandes complicaciones teóricas, el candidato opositor le recordó a todo el mundo las desgracias que vive el país “gracias” a los ocho años de desgobierno chavista y ventiló algunas de las grandes mentiras gobierneras. Quizás el punto más simbólico –a mi parecer- fue la justificada razón de referirse como “tipo” a Chávez, en cumplimiento a la promesa que éste hiciera de cambiarse el nombre si no resolvía el problema de los niños de la calle.

Todos los dirigentes de las diversas agrupaciones de oposición se comportaron a la altura. Y eso le gustó a la gente. Si se habla de una “unidad nacional”, es obligante actuar en ese sentido y en favor del candidato que la representa. La tarea, la principal, es derrotar a Chávez, a sus oscuros cómplices en el Consejo Nacional Electoral y hasta al propio sistema de votación que hiede a trampa. Por ello, la apertura de todas las cajas debe ser el derecho que reclame todo el mundo al final de la jornada de votación.

Ante esta realidad, que sólo es el inicio de la campaña -ya que las visitas a algunas ciudades, poblaciones, barrios son como de calentamiento- queda sobre el tapete un gran reto para dos personajes: Hugo Chávez y Benjamín Rausseo.

Para Chávez el reto es jugar limpio. Y limpio en todo sentido. Para empezar, que cuando se dirija a la población su mensaje sea claro para todos, y que no lo adorne con sandeces como el imperialismo, Bush y otras estupideces que lo que hacen es insultar a la población. Por otro lado, tiene como reto impulsar que el proceso sea lo más limpio y transparente posible. Si está tan seguro de ganar, ¿por qué no propone él mismo que abran todas las ánforas? Ojalá se atreva. Lo dudo, pero ojalá.

Para Benjamín Rausseo, “Er Conde del Guácharo”, el reto es concretar lo que una vez ofreció: retirarse si “otro” es el que tiene la mejor opción. No hay que quitarle el mérito de haber dado quizás el primer paso en esta carrera a la presidencia, ya que cuando nadie se ponía de acuerdo, el lanzamiento de sus intenciones removió el mejunje que había en la oposición. Rausseo le brindó una esperanza a la población y así lo dijimos en su momento. Sin embargo, hoy la realidad es otra.

Las encuestas no son infalibles, son un indicador, una foto a tomar en cuenta. Las imágenes de hoy son claras, y más que las encuestas. “Er Conde” difícilmente podría tener un aluvión de gente como el que tuvo Rosales este sábado. Su inexperiencia política y la falta de buenos asesores comunicacionales y de imagen, han hecho que su apoyo no se despegue del piso y que su candidatura sea vista –hoy- como una caricatura.

Si Rausseo se retira podría apoyar a Rosales como “Er Conde”, desde ese “cargo” del que se apartó pero que en realidad nunca dejó, según transmitió todo este tiempo con sus declaraciones como candidato. Su toque de humor irónico, por supuesto que sirve, pero serviría más en la campaña con Rosales. Su prestigio como comediante, como empresario y como venezolano están intactos. Inteligente sería no opacarlos con la aventura que fue ser candidato a la presidencia. Ojalá se atreva. Chávez y Rausseo: Atrévanse!!!

Foto: Globovision


Califica este artículo de 1 a 5 estrellas: Creabits

, ,
, ,

Etiquetas: , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home